Grupo de duelo y pérdida para adolescentes y jóvenes

Terapia grupal para adolescentes y jóvenes que han perdido a un ser querido o están viviendo una situación de final de vida/enfermedad crónica de un familiar/amigo.

 

Aunque el dolor y la tristeza que acompañan al duelo/enfermedad no tienen nada de “anormal”, hay algunos síntomas que deberían atenderse y considerar la opción de acudir a un profesional o a grupos de apoyo. Aunque cada persona debe tomar esta decisión libremente, debe plantearse seriamente hablar con alguien sobre su duelo si presenta alguno de los siguientes síntomas: 

  • Intensos sentimientos de culpa. 

  • Pensamientos de suicidio. 

  • Desesperación extrema.

  • Inquietud, malestar, angustia o depresión prolongadas.

  • Síntomas físicos: sensación de peso o dolor en el pecho, pérdida o ganancia sustancial de peso, ansiedad, problemas de estómago, dolor de cabeza.

  • Ira incontrolada.

  • Dificultades continuadas de funcionamiento diario

  • Abuso de sustancias.

Aunque cualquiera de estos síntomas puede ser una característica de un proceso normal de duelo, su presencia continuada merece su atención y contar con el acompañamiento profesional o grupo de apoyo cuya aportación a la persona vaya más allá́ de las figuras de apoyo informal que suelen estar presentes en la vida de cada individuo. 

  • La información y la formación permanente: el compartir con otros permite aprender algunas lecciones preciosas y descubrir estrategias y actitudes innovadoras para hacer frente a la pérdida. Hay conocimientos que no es posible aprender en los libros o con profesionales, sino que se aprenden por el intercambio con otros que han pasado por una situación existencial semejante.

 

  • El crecimiento en la confianza personal: el valor terapéutico y sanador del grupo consiste en ayudar a los participantes a restablecer el control sobre su propia vida y a sacar a la luz sus propias potencialidades

¿Cómo ayuda un grupo de duelo?

 

  • El grupo se convierte en un lugar en el que el hecho de compartir los sentimientos y las emociones no solo está permitido, sino que anima, como itinerario necesario para sanar. La libertad de expresarse, sin sentirse juzgado, favorece la caída de las defensas psicológicas y promueve la apertura y la confianza entre los componentes del grupo.

56d1e117-ff8c-4521-afc6-fda0d83f6021.JPG

Información para los padres y madres

 

La adolescencia es una etapa de cambios y descubrimientos a nivel interno y externo que se suceden dentro del ámbito social y familiar. La consolidación de la identidad y autodefinición es uno de los factores más importantes en el desarrollo de una adolescencia sana.

Aun siendo un periodo con tantas posibilidades de autoconocimiento y transformación, en ocasiones, se vive con angustia y soledad debido a las dificultades y desafíos presentes en esta etapa de la vida. 

Si a estos desafíos que forman parte del desarrollo normal del adolescente le añadimos la experiencia de vivir la muerte de un ser querido/enfermedad terminal o crónica, puede provocar una desregulación emocional que afecte a su funcionamiento normal diario.

En los grupos de terapia se genera un espacio de respeto y seguridad donde poder expresar las emociones sin juicio, un lugar donde sus necesidades individuales sean atendidas y cuidadas junto a chicos/as que están pasando una situación similar a la suya. 

Información para el/la adolescente/joven 

 

  • ¿Has vivido la muerte de un familiar o amigo? 

  • ¿Esto te está generando un gran sufrimiento que dificulta tu funcionamiento diario? 

  • ¿Una persona cercana o familiar vive una situación de enfermedad terminal o crónica y esto te resulta más difícil de lo que pensabas?

  • ¿Tienes sentimientos de miedo, soledad, incomprensión o confusión?

  • ¿Te resulta más difícil concentrarte?

  • ¿Tienes pensamientos negativos recurrentes, sensación de angustia/ansiedad, apatía y profunda tristeza, desbordamiento emocional o cansancio?

 

Todo esto que sientes es una reacción normal tanto de tu cuerpo como de tus pensamientos y emociones ante un hecho más o menos traumático como es vivir la muerte o la enfermedad de un ser querido. Estás experimentando un proceso de duelo y es necesario integrar la experiencia a tu propia identidad y tu día a día.  

 

Te ofrezco un espacio de acompañamiento para tí, dentro de un grupo de iguales, donde poner palabras a tu profunda tristeza, tu inmensa ira, quizá tu sentimiento de culpa. Donde encontrar el equilibrio entre tus recuerdos, tu presente y tu futuro. Hay un futuro que construir, una nueva realidad y en tu interior un “yo” que descubrir. Y, si quieres, lo haremos juntos en un ambiente de grupo.

 

En los grupos que te propongo tienes un lugar donde poder expresar tus emociones sin juicio, un lugar para ti, donde tus necesidades sean atendidas y cuidadas junto a chicos/as que están pasando una situación similar a la tuya.

Información funcionamiento de los grupos 

 

Grupos reducidos (6 personas máximo)

Reuniones semanales de hora y media durante tres meses.

(entrevista inicial de acogida con cada participante)

Formulario de inscripción

Horario de 18:30 a 20:00 h. los viernes, 

              

Precio 200 euros mensuales 

Mónica Henche

3.jpg